martes, 21 de julio de 2009

Del rodante océano de la multitud


Del rodante océano de la multitud, una gota se me acercó suavemente, murmurando:
Te amo, pronto habré muerto,
larga fue la distancia que recorrí solo para mirarte y para tocarte,
porque no podía dormir sin haberte visto,
porque tenía miedo de perderte.

Ahora nos hemos en contrado, nos hemos visto, estamos salvados,
vuelve en paz el océano, amor mío,
yo también formó parte del océano, amor mío, no estamos tan separados.
Mira cuan perfecta es la gran esfera, la cohesión del todo!,
pero a ambos va a separarnos el mar irresistible,
esta hora ha de llevarnos por distintos caminos, pero no será eternamente,
No te impacientes, espera, sabe que saludo al viento, al océano y a la tierra,
cada día, en el crepúsculo, te envío mi amor.

Walt Whitman (Hojas de hierbas)


No hay comentarios: