martes, 23 de diciembre de 2008

Por qué cuento?

Vengo de una familia de campo llena de palabras, mi abuela (mapuche e italiana) reunía a sus hijos y mientras ella cocinaba ellos debían leer en voz alta a Tom Sawyer por ejemplo, ella compraba libros a un turco comerciante que pasaba por el campo cada tanto.Y cuando terminaba sus tareas les pedía que no la molesten que ella iba hasta el río a buscar el silencio…
Una mujer chiquitita trabajadora de palabras justas, mi abuelo era risueño, para él la palabra era un chiste constante acompañado de ojos pícaros.Mi papá payador, muchas de mis tías escriben naturalmente por las noches yo creo que a modo de terapia y encuentro personal después de un día de trabajo.Mi mamá es puro cuerpo y juego y para ella las anécdotas son a cada instante.Creo que amasé la palabra y el oído… desde chica.
Por qué cuento?
por estas caras?


para jugar?

para compartir?


para encontrar gente querida?

para conocer gente nueva?

para reir mucho con esta cordobesa?

para descubrir?
para agasajar?

para volver a encontrarnos una vez más?


Si cuento tambien por todas esas razones...
Estuvimos festejando las
Primeras Jornadas Nacionales de Narración Oral en La Plata
hice talleres con Monchi Zonis (Entre Ríos) y Sergio Martínez (Mendoza)
y con Alejandra Oliver Gulle y Eduardo Chavez (Cordoba).
Escuché muchos narradores y también contamos...
y toda esta vivencia me llevo a reflexionar y conectar algunas sensaciones.

De tanto, tanto escuchar ahora quiero contar porque siento que rebalsa mi cuerpo
y mi espíritu ha conquistado la intensidad de contar y ser escuchada.
Esa intensidad con la que uno vive y el otro al escuchar imagina y activa su propia historia.

Cuento para animarme a sentir más.

Pareciera que mi modo es poner todo en duda.
Trabajé de diseñadora muchos años y descubro que curiosamente capitalicé mi trabajo haciendo preguntas.

Estaba dispuesta a escuchar, sentía la emoción de preguntar para que salten respuestas esperadas y no tanto (esas eran las mejores).
Estaba a la pesca de esas cosas que no se veían que tenían que saltar a la luz, encontrar la grieta por donde entrar, obtener la respuesta que me sorprendiera, todo material para poder crear.
Eso que resonaba en mi oído y luego en mi cuerpo acrecentando entusiasmo, creatividad, pasión.

Ahora me doy cuenta que esa soy yo, no solo para trabajar sino también para contar.
Cuando me pregunto... porqué cuento historias, atrapo la emoción de saber que me gusta ESTAR DISPUESTA A LO QUE VIENE Y CREAR CON ESO.

La espera no me atormenta soy paciente disfruto de ese proceso de hacer el camino paso a paso
Así me encuentro ahora transitando el arte de contar historias.

Mis primeras maestras en este arte son Maria Rosa Bordagaray, Ana Alberti y Mónica Elicabe Urriol (Grupo Cuento Encuentro) junto a Luz Pepe.

Otro de mis maestros es Claudio Ledesma, un contador profesional de historias. Y ante todo una persona generosa y encantadora.... con él conquisté contarle a un público adulto, hasta ese momento contaba solo para chicos.
Ahora siento la semilla de los cuentos y la necesidad de buscar y reflexionar mi propio modo para contar.

final de jornadas













No hay comentarios: